Lo que NO es el ASMR

Hace un mes inauguramos esta web con un artículo en el que definíamos el ASMR. Teniendo en cuenta el cacao mental que alguna gente (no ASMReros, por supuesto) tiene al respecto y la desinformación a la que contribuyen ciertos medios de comunicación al hacerse eco de este fenómeno, me ha parecído muy necesario plasmar también lo que NO es el ASMR, más que nada por derrumbar falsos mitos al respecto.

¿Es algo de índole sexual? ¿Una parafilia, quizás?

Este es el típico equívoco sobre el ASMR con el cual tenemos que luchar los ASMReros al comentarle de que va esto al resto del mundo. Aún por encima, hay medios de comunicación que en los últimos tiempos se están haciendo eco de este fenómeno describiéndolo de este modo, contribuyendo aún más a la confusión.

No, por mucho que se emplee el término “orgasmo cerebral” para intentar explicar el ASMR, NO tenemos orgasmos como tal en el cerebro y el placer que nos proporciona el ASMR no tiene nada que ver con el placer sexual.

¿Es lo mismo que esos escalofríos que sentimos cuando nos emocionamos o escuchamos música?

No, no tiene nada que ver: aunque ambas son sensaciones subjetivas, son distintas. Ni sentimos escalofríos ni se nos eriza el vello de los brazos a quienes sentimos ASMR cuando percibimos un trigger que nos lo despierta.

¿Es lo mismo que lo que se siente cuando te tocan el pelo o te masajean la cabeza?

Sí y… no. Mucha gente -me atrevería a decir que la inmensa mayoría- encuentra agradable que le toquen el pelo o le masajeen el cuero cabelludo, cosa que los ASMReros también. Lo que no es tan común es poder sentir eso mismo sin necesidad de contacto físico alguno, por ejemplo, viendo a alguien realizar alguna actividad de lo más peregrina (como doblar toallas), o siendo atendido en una tienda, o por teléfono.

¿Es un sinónimo de sinestesia?

Otro de los típicos errores en torno al ASMR. Según la definición de sinestesia en Wikipedia, es la asimilación conjunta o interferencia de varios tipos de sensaciones de diferentes sentidos en un mismo acto perceptivo. Es decir, que una persona sinestésica podría, por ejemplo, oír colores, ver sonidos o percibir sensaciones gustativas al tocar un objeto con una textura determinada.

Sin embargo, el ASMR es, a grandes rasgos, una sensación placentera en la parte posterior de la cabeza ante determinados estímulos visuales, auditivos y/o táctiles. Como podréis ver, el ASMR y la sinestesia se parecen tanto como un huevo a una castaña.

¿Es una terapia?

A pesar de que hay alguna gente (varios ASMRistas, entre ellos) que lo afirma, no está demostrado que el ASMR tenga propiedad terapéutica alguna. A día de hoy hay muy poca literatura científica sobre este fenómeno, entre otros motivos por lo desconocido que resultaba este fenómeno hasta hace muy poco.

Personalmente, considero bastante irresponsable afirmar categóricamente que el ASMR pueda curar ciertas enfermedades, como el insomnio, la depresión o la ansiedad. Todos sabemos que el consumo de videos ASMR produce relajación, lo cual puede ayudar a mejorar ciertas dolencias de ese tipo, pero de ahí a confirmar que se puedan curar sólo a base de vídeos… Reconozco que, en ese sentido, soy bastante escéptica, al menos hasta que la ciencia pueda dar una respuesta clara a esta cuestión.

¿Es algo esotérico?

En cierta ocasión tuve una discusión con alguien que declaraba “no creer” en eso que yo le decía que sentía, y se basaba en el hecho de que le sonaba a “creencias” y la ciencia no lo había refutado. Pues no, el ASMR no tiene absolutamente nada que ver ni con esoterismo, ni con brujería, ni con movidas new age ni con cultos religiosos.

Otro detalle que quizás pueda llevar a pensar a que la gente junte churras con merinas en este sentido es la existencia de roleplays relacionados con temáticas esotéricas (tirada de cartas del tarot, limpieza de aura) o terapias alternativas (reiki). Si lo pensamos un poco, es absurdo pensar así: también hay multitud de roleplays de profesor de lenguas extranjeras y no por ello entendemos que el ASMR podría ser una nueva técnica para aprender idiomas. Y así, con todo.

¿Es una moda?

No, no es una moda, ni es algo que digamos que sentirnos para hacernos los “guays” o los especiales. Otra cosa es que el tema se ponga de moda ahora en internet y hayamos pasado en apenas 2 años de no saber ni que tenía nombre a que en medios de todo el mundo publiquen artículos o hagan reportajes sobre el tema (algunas veces con más tino que otras, todo sea dicho).

FOTO: Breno Machado

¡Compártelo!

3 thoughts on “Lo que NO es el ASMR

Deja un comentario